Fabricantes y comerciantes de herramientas, maquinaria industrial y carrocería de carga como plataformas aéreas y patines hidráulicos, prevén que tras la victoria presidencial de Donald Trump en Estados Unidos, se encarecerá el hacer intercambios comerciales con este país; por no decir que dejarán de ser privilegiadas esas relaciones, debido a la supuesta imposición de nuevos aranceles a las mercancías.

Las inversiones industriales han aumentado debido a la proximidad del cierre del año, es por eso que se está adquiriendo mercancía y tecnología que comúnmente se obtenía en el extranjero, por ejemplo, los complementos y accesorios, tales como lo representa para estos fabricantes las llantas de montacargas, etcétera.
Todos los empresarios, además del sector industrial, comenzaron a plantearse qué hacer frente a la llegada del próximo año, pues aunque Donald Trump tomará la presidencia hasta el 20 de enero, una vez que sea el 01/01/2017 a las 00:01, los costos de mantener las relaciones con el país norteamericano. aumentarán debido a la incertidumbre generada por las economías mundiales.
La industria nacional está a sólo un mes de decidir si invertir o desasociarse del mercado estadounidense, pues de no tomar una decisión consciente, esta situación podría perjudicarlos. Basta ver cómo ha cambiado el valor del peso estos últimos días, como para darse una idea de lo que depara el cambio de gobierno Obama-Trump.
No obstante, no todo parece reflejar inconvenientes para el país, —aunque mayoritariamente sí generará un gran impacto económico, social, cultural y político—, aquí algunos sectores que podrían generar mayor rentabilidad, a partir lo que se ha hablado en las campañas del partido republicano.
Sectores nacionales que podrían verse beneficiados ante la llegada de Donald Trump:
  • Acereras:
Estados Unidos actualmente compra acero a China, pero el futuro presidente advirtió que planea recortar la participación china en su país, imponiendo un arancel alto en cada producto chino, por lo que deja suponer que las acereras mexicanas podrían aprovechar el panorama para hacer propuestas para que se compre el producto nacional.
  • Proveedores de defensa militar:
Donald Trump se ha propuesto aumentar al doble el presupuesto estimado para la adquisición de protección militar, con la finalidad de poseer más armas.
Sin embargo, esto no plantea un panorama positivo para nuestro país, pues las relaciones comerciales establecidas, van mucho más allá de la venta de acero y armas militares. Además, tomando en cuenta de que estas previsiones sean correctas, la economía nacional no podrá abastecer los requerimientos de Estados Unidos, pues dentro de estos sectores, no se ha madurado lo suficiente.