El número de residencias construidas está aumentando en el norte del estado, reflejo de ello son el incremento de las casas en venta en Querétaro, cuyo precio también está acrecentándose también. No obstante, en el sur de la entidad, el incremento es sobre la construcción de oficinas y nuevas zonas corporativas.

Según el Instituto de Estadística, más de tres cuartas partes de la población se concentra en sólo 5 de los 18 municipios de la entidad, los cuales son también los más caros para habitar, entre ellos se encuentran: Tequisquiapan, El Marqués, San Juan del Río, Corregidora y la ciudad de Querétaro.
Por ejemplo, las casas en venta en Corregidora Querétaro son las segundas más económicas de estos 5 municipios, y el año pasado su casa más cara se evaluó en 2 millones 350 mil pesos; en Tequisquiapan siendo el lugar más costoso, la casa más cara superaba los 4 millones 200 mil pesos; mientras que en San Juan del Río, siendo el municipio más económico, las casas más caras se vendían en promedio en 1 millón 600 mil pesos.
El sur de Querétaro se ha posicionado como un lugar geográficamente estratégico para las industrias y los comercios, por colindar con los estados de Michoacán, Guanajuato, Hidalgo y el Estado de México, por lo que ésta es una de las razones por las que el sur está teniendo mayor auge que otras zonas de la entidad.
A pesar de que la ciudad capital se ha convertido en un motor económico muy importante para todo el estado por albergar hoteles y centros comerciales, es la ciudad del sur, San Juan del Río, quien se está transformando en el nuevo impulsor dentro del sector industrial.
Sin embargo, siguen siendo los 5 municipios citados anteriormente los que mayor oferta de casas y departamentos en venta o renta tienen, dato que cobra sentido al saber que de los 2 millones de habitantes que hay en el estado, aproximadamente 1 millón y medio se condensa en estos 5 lugares.
Con una economía en pleno desarrollo y constante crecimiento, Querétaro está buscando consolidar su mercado inmobiliario, intentando equilibrar su oferta y demanda tanto para los que buscan un lugar dónde vivir como para los que buscan un lugar dónde establecer su negocio, es por eso que las inmobiliarias buscan diversificar su oferta también, intentando adaptarse a las necesidades de los nuevos empresarios.