Durante las relaciones laborales es muy probable que tenga que enfrentarse a la resolución de conflicto, esto no es un tema sencillo, ya que cada persona los enfrenta de manera diferente, existen dos maneras de poder enfrentarlos, están quienes intentan resolverlos y están quienes prefieren huir de ellos. Sin embargo, si tú eres un líder deberás aprender a resolverlos de la mejor manera, cuando un conflicto es resuelto correctamente incluso puede generar que las relaciones personales se fortalezcan.

A continuación te contaremos algunas habilidades que puedes desarrollar para la resolución de conflictos.
Mantener vínculos amistosos: para combatir un conflicto lo primero que se debe de hacer es establecer vínculos, no se trata de que todas las personas deban de agradarte, basta con identificar objetivos comunes. Puedes partir de tratar al prójimo como tratarías a un amigo y poder diferenciar a las personas de lo problemas para evitar reacciones negativas.

Negociación: antes que nada hay que entablar diálogos positivos y concentrarse en la meta en común. No se deben tomar actitudes hostiles o negativas, después pasar a la parte de la negociación para llegar a un acuerdo productivo y mutuo para ambas partes.

Ser directo: hay una frase popular que dice “poner las cartas sobre la mesa”, es decir, ser franco, honesto y directo. Un problema no podrá resolverse si no se habla directamente, si se trata de ocultar o se habla entre líneas es muy probable que no quede claro cuál es el motivo del conflicto, lo cual terminará afectando más las relaciones, por eso es mejor ser claro.

Entender el motivo real del conflicto: es importante poder identificar la causa real del conflicto, muchas veces puede ocurrir que se crea que un conflicto tenga un origen pero en realidad se trate de otro, poder identificar eso será de gran ayuda para poder encontrar una solución. Se tiene que saber si se trata de un problema relacionado con intereses o necesidades, los primeros suelen ser más transitorios y superficiales, en cambio las necesidades son más difíciles de negociar.

Ser recíproco: otro dicho dice que uno da lo que recibe, por lo que una gran manera de resolver conflictos es a través de la reciprocidad. Se puede trabajar en hacer concesiones necesarias en momentos indicados.
Construcción de relaciones positivas: una gran manera de reducir los conflictos es trabajar por construir relaciones positivas para evitar llegar a situaciones extremas.