Con un fuerte de crecimiento, las Fintech han ido ganando terreno durante los últimos años dentro del país, esto debido a que ofrecen servicios financieros de forma más cómoda y accesible a empresarios que buscan una alternativa a las bancas tradicionales, cuyos trámites burocráticos y requisitos coartan en muchas ocasiones sus intenciones de inversión.



Booking.com

 

 

En este sentido, la respuesta del gobierno mexicano ha tenido una buena respuesta al crear aparatos legales que den certeza jurídica a los usuarios de estos servicios y exijan a quienes se dedican a ello a ajustarse a ciertos parámetros operativos, como destaca el experto en el tema Alexis Nickin, quién comentó para un medio nacional de renombre que “Hasta hace poco, no existía ninguna regulación en la materia; hoy ya contamos con una ley que es la Ley Fintech, lo cual es un paso importante”.

Si usted aún no sabe de qué estamos hablando, aquí se lo decimos.

¿Qué son las Fintech?

Según la terminología empleada por las autoridades legislativas, se trata de Instituciones de Tecnología Financiera (ITF) que por medio de diversas plataformas digitales ofertan servicios antes sólo asequibles con organizaciones bancarias convencionales sólo que, a diferencia de éstas, se manejan casi exclusivamente por internet, lo que abarata costos y facilita gran número de transacciones.

Entre los servicios que ofrecen estas empresas de “finance technology” (de allí el término usual con el que se les denomina), se encuentran los créditos para emprendedores, financiamiento de proyectos, seguros, gestiones financieras personales, empresariales y de inversión, pagos y remesas, por mencionar sólo algunas de sus tantas prestaciones.

¿Cuál es su presencia en México?

Gracias a la amplia difusión del comercio digital en el país (se estima que las ganancias que generan anualmente rondan los 396 mil millones de pesos), el crecimiento de las Fintech ha ido avanzando rápidamente, reportando cerca de 400 nuevas empresas de este tipo registradas tan sólo en el año anterior, esto en diversos ramos financieros y con las regulaciones pertinentes.

Así, haciendo una retrospectiva desde 2013, tenemos que el crecimiento promedio por año de los negocios digitales hasta la fecha es del 46 por ciento, conforme a los datos presentados en el estudio “El Comercio Móvil en México” de 2019, aunque la tendencia va en ascenso.

Esto, en palabras de Alexis Nickin “no solo nos permitirá promover y garantizar un ambiente competitivo sano, sino que también tiene como objetivo la inclusión e innovación financiera, proteger a los consumidores, velar por la estabilidad financiera de la industria y del país”.