Al igual que sucede con cualquier maquinaria, el funcionamiento de cada una de las piezas de tu negocio es la clave para aumentar su efectividad y rentabilidad, atrayendo más clientes y otorgando un mejor servicio.



Booking.com


Así, una parte fundamental de todo este proceso es tu equipo de ventas, el cual debe demostrar ser capaz de cerrar tratos una vez que se ha logrado llamar la atención de clientes potenciales que se acercan a tu empresa por primera vez e incluso mantener aquellos que ya se tienen en cartera ofreciéndoles nuevos productos.

Esto, sin embargo, no es cuestión de mera intuición, sino que requiere de un trabajo bien pensado, con vistas a las metas que se quieren alcanzar y con pasos claros a seguir, condiciones que pueden aprenderse en un curso de ventas.

¿Por qué es importante enseñar a vender?

En alguna ocasión, todos hemos sido presa de vendedores que logran que compremos algún producto más por hostigamiento que por necesidad o gusto de hacerlo, convenciéndonos de ventajas que muchas de las veces no son ciertas o lo son a medias. Esto se conoce como venta agresiva y, si bien puede ser efectiva para lograr tener un mayor volumen de venta a corto plazo, también puede ser una técnica riesgosa si no se tiene cuidado en la calidad y prestaciones reales que ofrece la compañía, características que a final de cuentas siempre descubren los clientes y que podrían afectar en la fidelización de ellos.

De igual manera, que los vendedores no sepan cerrar un trato aleja a los consumidores, que optan por productos de la competencia o simplemente no se ven interesados en lo que se ofrece, por lo que un curso de negociación podría ser la clave para conseguir mejores resultados.

Con todo esto, lo que se quiere mostrar es que no bastan las acciones predatorias, las buenas intenciones o la intuición para conseguir resultados, sino que contar con una formación al respecto será una herramienta muy útil. Algunos de los puntos más relevantes que toca un taller de ventas son:

  • Actualización en técnicas de venta utilizadas hoy en día.
  • Acercamiento al conocimiento del cliente en función de sus necesidades para poder discernir entre distintos tipos de consumidores.
  • Desarrollo de habilidades comunicativas.
  • Dominio de técnicas de persuasión y negociación.
  • Conocimiento en venta de experiencias más que del producto en sí mismo.

Estos son sólo algunos ejemplos de las armas que una capacitación podría dar a tu equipo de venta para que se enfrente al sinnúmero de competidores que hoy por hoy existen en casi todos los rubros. Actualizar a tu personal es poner a la vanguardia a tu negocio.